hidratacion adulto mayor

Hidratación para adultos mayores

 

Las exigencias de líquido para las personas mayores son las mismas que para los adultos más jóvenes. Sin embargo, las personas mayores ingieren menos cantidad de líquidos de la necesaria. A mayor edad, el cuerpo pierde la capacidad de detectar la sed además algunas veces su incapacidad física les dificulta el acceso al líquido.

 

Algunos de ellos evitan consumir líquidos por miedo a la incontinencia o para evitar urgencias de tener que ir al baño cuando se encuentran fuera de casa. Además, con la edad se producen cambios en la función renal y una importante disminución en la sensación de sed. Estas alteraciones están muy relacionadas con los problemas de deshidratación y de termorregulación en las personas de edad avanzada. A los 80 años, la capacidad de los riñones de filtrar y eliminar sustancias de desecho es aproximadamente el 50-60% menor que a los 30 años.

 

Las personas mayores pierden demasiada agua por la orina, a pesar de que ésta no elimine muchos materiales de desecho. Por lo tanto, necesitarán más agua para excretar la misma cantidad de productos de desecho como urea o sodio. Estos cambios en la capacidad homeostática se modifican también por la presencia de algunas enfermedades como la hipertensión arterial, enfermedades cardio y cerebro- vasculares o por el consumo de medicamentos.

 

La disminución en la sensación de sed quizás sea el factor más importante, ya que conlleva una ingesta de líquidos mucho menor que en etapas anteriores de la vida.

 

La deshidratación en las personas mayores puede tornarse un problema grave, ya que está relacionada con un aumento en el riesgo de las caídas, las infecciones en el tracto urinario, las enfermedades dentales, las afecciones broncopulmonares, los cálculos renales, el cáncer, el estreñimiento y los problemas en la función cognitiva.

 

Consejos para ayudar a las personas mayores a mantenerse hidratados:

 

    • Alentar a que los adultos mayores consuman líquidos durante todo el día, aunque no sientan sed.
    • Facilitar que tengan al alcance aquellas bebidas que disfruten y, si es posible, servirlas con anticipación en tazas y vasos fáciles de sostener y difíciles de volcar.
    • Darles alimentos que tengan un alto porcentaje de líquido. Ofrecerles sopas, helados a base de agua, gelatinas u otros alimentos sabrosos que contengan líquido lo más frecuentemente posible.

 

Existen diversas fórmulas para estimar la hidratación adecuada para las personas mayores. Entre todas, la más utilizada por los investigadores es la establecida por Chernoff, que establece 1.500 ml/día para todos los mayores sin tener en cuenta su ingesta calórica. Otro estándar que no considera la talla ni la edad, es uno que determina 2.500 ml/día de agua ingerida a partir de alimentos y bebidas, estableciendo así un mínimo de 1,500 mL de líquidos al día para prevenir la deshidratación entre las personas mayores sin enfermedades agudas.

Si usted considera que una persona mayor no ingiere el líquido necesario o bien podría presentar signos de deshidratación, consulte a su médico.

Recientes

shutterstock_257336854

¿Qué hacer si no me gusta el agua?

El agua tiene muchas funciones en nuestro ..

stevia

¿Qué es la Estevia y cuál es su nivel de seguridad?

La estevia ha ganado popularidad...

Ejercicio para salud

ACTIVIDAD FISICA PARA LA SALUD

Los beneficios de la actividad física...

Comentarios / No hay Respuestas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Síguenos

  • YouTube
  • Zerply

Anuncios

Youtube

Facebook